jueves, 3 de abril de 2014

La Inclusión es el verdadero antídoto contra la violencia

PLAN RECUPERAR INCLUSIÓN


El que se siente excluido, el que se siente en la periferia, siente que la sociedad le ha soltado la mano y eso termina generando violencia y enfrentamiento entre argentinos. El mismo día que la Presidenta pronunciaba estas palabras, un grupo de vecinos del barrio de Palermo linchaba a un motochorro. ¿Todos los argentinos se hubieran unido al linchamiento? No, fueron las secuelas del autoritarismo las que buscaron hacer justicia de facto” con el pibe. ¿Qué soluciones proponen estos sectores sociales? Proponen soluciones que ya fueron aplicadas en otras épocas y demostraron ser totalmente contra-producentes.

Ya se endurecieron las penas, ya se intentó elgatillo fácil, ya hubo un Aldo Rico y un Luis Pati al mando de la policía, ya se hicieron fortalezas en los barrios privados y ya hay lugares con una casilla de seguridad por cuadra. No sólo no se solucionó nada sino que el aumento de los reclamos parece crecer alentado desde los medios por una sensación de “pánico moral”. Por suerte, la sociedad frena esa escalada de violencia ante ciertas propuestas retrógradas como la pena de muerte, sacar el ejército a la calle o la expulsión de extranjeros (sobre todo de países limítrofes). En definitiva, el miedo dibujado por encima de la razón sólo apunta a justificar y bendecir las políticas de mano dura. 

¿Cuál es la solución? Como recalcó nuestra presidenta ese mismo día, “la inclusión es el mejor antídoto contra la violencia. La integración se logra con inclusión y reconstrucción del tejido social. Hay que entender que el excluido es un sujeto de derecho con capacidad de crecer, soñar y proyectar. Si la sociedad considera que la vida de alguien no vale ni dos pesos, después no podemos reclamarle a esa persona que la vida de los demás valga para él más que eso 



Los linchamientos sólo generan más violencia y la violencia se espiraliza. Una parte de la oposición quiere correr al gobierno por izquierda pero se deschava avalando los linchamientos. Nosotros, dijo la presidenta, “concebimos a la inclusión como el gran articulador social. Cuando se habla de inclusión se suele hablar de los pobres pero la inclusión refiere a toda la sociedad. Se incluye a los comerciantes cuando logramos que los trabajadores tengan más y mejor empleo, también se incluye a la industria nacional cuando se la protege con subsidios a la energía y restricciones a la importación, se incluye a los científicos cuando ya hay más de 1000 repatriados, se incluye a los homosexuales con la ley de identidad de género, se incluyen a miles de pibes en el sistema educativo gracias a la Asignación Universal por Hijo, etc 



El Plan Recuperar Inclusión tiene los mismos objetivos. Por un lado, se crearán tres escuelas nuevas dependientes de la Nación pero que tienen un propósito muy distinto a las cuatro actuales (la Nacional Buenos Aires, la Pellegrini, la Montserrat de Córdoba y la Nacional de La Plata). Las nuevas se ubicaran en barrios humildes. Una abrirá sus puertas en Espeleta (Quilmes) otra en Villa Hidalgo (San Martín) y la última en Isla Masiel (Avellaneda). Serán colegios nacionales de alta calidad para que los chicos carenciados accedan a la igualdad educativa.  
Por otro lado, se hará una inversión de 1993 millones de pesos en distintos proyectos del SEDRONAR. Se abrirán 150 CELPAS (Centros Preventivos Locales de Adicciones) y 40 CET (Casas Educativas Terapéuticas) por todo el país y ubicados estratégicamente en las zonas de mayor vulnerabilidad social. 
Un cambio fundamental tiene que ver con las nuevas funciones del SEDRONAR. A partir de ahora y gracias al decreto/ley Nº48/2014, la SEDRONAR tendrá como objetivo la prevención, capacitación y asistencia de las adicciones, dejando la lucha contra el narcotráfico al ministerio de seguridad. Por lo tanto, la adicción pasa a ser un problema de salud. También le permiti trabajar articuladamente con los distintos ministerios (educación, salud, acción social, planificación, etc). 



Finalmente, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, abrió la participación a todos los partidos políticos y religiones. Dijo: “¿Saben qué tienen en común las ONG, la política y las religiones? Que todos dejan la comodidad de su casa para ayudar al otro. De esta forma, aprovechó para rendirle un homenaje al expresidente Raúl Alfonsín (a 5 años de su fallecimiento) y por su reconocida vocación de diálogo.


El Plan Recuperar Inclusión no sólo busca resolver problemas concretos sino que también apunta a reconstruir el tejido social, el trabajo en conjunto con las distintas fuerzas y salvar las verdaderas brechas entre argentinos.