martes, 3 de enero de 2012

Una oportunidad irrepetible | Tiempo Argentino

Publicado el 3 de Enero de 2012


Hacer un balance del año 2011 arroja un elemento excluyente, el pueblo argentino con un categórico 54,11% decidió echar por tierra todos los intentos destituyentes y demás agravios que la democracia y, particularmente, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibieron precisamente desde su asunción en el 2007 a la fecha.
Esto abre una irrepetible oportunidad para los argentinos, que vieron consolidar su sistema democrático, enriquecido por las primarias que tuvieron una participación masiva, así como también abre un nuevo momento de nuestra historia: la posibilidad de contar con un tercer período para un proyecto nacional, popular y democrático.
El balance de las realizaciones de 2003 a la fecha, que muestran una Argentina absolutamente diferente a la que se encontraba en el infierno, hace vislumbrar que un nuevo mandato de este proyecto augura mayores transformaciones, sobre todo porque nadie oculta, empezando por la presidenta, aquello que falta.
Sin embargo, nada se realiza en abstracto y cabe destacar que este proyecto sobrevivió al derrotero nefasto de los golpes mediáticos, alteraciones institucionales varias y la desaparición física de quien fuera su fundador, Néstor Kirchner. A su vez, el período 2008-2011 en el que acaecieron estos hechos, dio en coincidir con la más grande crisis económica internacional desde 1929 a la fecha.
Por lo tanto, se debe valorar de manera especial todo lo logrado, se deben defender dichas conquistas y se debe trabajar sobre la conciencia y la organización popular para garantizar la correlación de fuerzas que permita avanzar hacia mayores niveles de equidad y justicia social. La voluntad política y el coraje de Cristina Fernández de Kirchner son indiscutibles, su capacidad asombra a propios y extraños. El desafío es poder consolidar los instrumentos que mejor acompañen su incansable gestión para avanzar sobre la “sintonía fina” e institucionalizar de manera definitiva el Modelo que volvió a darle sentido a nuestra Patria y dignidad a nuestro Pueblo.



Una oportunidad irrepetible | Tiempo Argentino