lunes, 7 de febrero de 2011

Inseguridad por Rodrigo Garcia

     El otro día escuche a Hugo Arana hablando con Mirtha Legrand sobre la inseguridad, pero no la inseguridad del robo, sino de la inseguridad de los pobres. El actor le discutía a la señora, que acá todo el mundo se queja por la inseguridad del que tiene, pero nadie piensa en la inseguridad del que no tiene, del necesitado, del pibe que no tuvo el acceso a una educación gracias a que las escuelas públicas fueron totalmente dejadas de lado debido al auge de la educación privada, a la cual el que no podía acceder, quedaba marginado, excluido.
      Esta inseguridad creo que es mucho mayor a la inseguridad que existe realmente por los robos. Obviamente que en los noticieros vemos todo el tiempo robos, muertes, secuestros, etc. Eso se puede deducir, como bien esta explicado en numerosos documentales (Micheal Moore y Zeitgeist entre otros), de que una de las formas mas eficaces de controlar a la población es a través del miedo. El miedo a ser robados, el miedo a ser secuestrados, muertos. Un asesinato visto en la tele, es como si hubiesen pasado 100. Ojo, no estoy diciendo que la inseguridad no exista, sino que la magnitud que se le da es mas política que otra cosa.
       Horacio Verbitsky introdujo un gráfico de Naciones Unidas en una nota en Pagina 12 del 30 de enero de 2011 titulada “Para ser franco”, demostrando que Argentina se encuentra en el fondo de la tabla (junto con Estados Unidos)  con 5,2 homicidios entre 100.000 habitantes. Después de nosotros y USA (con el mismo número) vienen Perú y Canadá, antes de nosotros: el resto de América. Junto a ese gráfico hay otro mas que es sobre la percepción de la inseguridad en cada país, ahí estamos segundos.
      Otra nota que también se puede tener en cuenta cuando se habla de inseguridad es una que salió en Tiempo Argentino el día 24 de enero de 2011 bajo el nombre de “Secuestros Virtuales, un negocio rentable para los presos de Devoto”. En esta nota que realizó Darío Coronel, entrevistan a algunos presos del penitenciario de Devoto quienes les cuentan como hacen los famosos secuestros virtuales. Dentro de esa nota, hay una frase que dice uno de los reos: “Si la gente te cree la del secuestro virtual y tiene tanto miedo, es por culpa de los noticieros que exageran todo. Así nos ayudan a nosotros”.
      Otro método que sirve para mantener a la población bajo el poder de los que realmente lo tienen, es la ignorancia. Si vemos como se deterioro la educación en el país gracias a la apuesta del menemismo en la educación privada, negándo así el acceso a la misma a la clase pobre. Al hacer eso, la gente que no tenía un buen pasar, no podía mandar al colegio a sus hijos, generando un “efecto bola de nieve” ya que los profesores estatales ganaban poco, haciendo que éstos no quieran dar clases sino es en una escuela privada, haciendo que los alumnos no quieran acceder a la ecuación ya que “no les va a servir de nada”, etc. Esto junto al bombardeo de importaciones de todo tipo, priorizando productos traídos de otros países a los propios, creando así mas desempleo y por consiguiente menos acceso a la educación. Junto con todo esto vino un estigma tan fuerte como el de la droga. Esa droga que carcome los cerebros, haciendo que los chicos sean menos inteligentes, matándoles las neuronas y haciendo que roben para que puedan consumir, generando así, la inseguridad a la que todos le temen y la que tanto vemos en los noticieros.

       La verdadera inseguridad la tiene (o tenía) ese chico que no sabía si iba a tener que robar en un futuro, la tiene ese padre que tenía que escuchar a su hijo varios días llorando por tener hambre, la tiene esa madre que es ignorada en la calle cuando la gente le pasa al lado como si no existiese, la tiene ese chico perdido por el paco, la tiene esa chica que tiene que optar por prostituirse, la tiene ese peón rural que se rebaja a trabajar en condiciones infrahumanas para poder llevar aunque sea un poco de comida a la mesa, la tenia ese abuelo/a que no tenía los aportes necesarios para poder jubilarse, la tenía ese señor q no sabía cuanto tiempo iba a durar su empleo.
      Todo esto vale la pena decirlo ya que eso es lo que genera lo mencionado al principio por Hugo Arana, la inseguridad del que no tiene. El saber que el futuro que te espera es peor que la actualidad, tanto para vos como para tu descendencia, generando así desesperación en la clase baja. Por suerte, esto de a poco se va cambiando. Con una gestión que se ocupa de la clase baja, asignando un “estímulo” para que los padres manden  a sus hijos al colegio, dándole un ingreso a esta clase olvidada y desplazada por las “cacerolas de teflón” que sonaron cuando fueron “acorraladas” por un “chupete“.
      Muchas mas cosas faltan por hacer y por mejorar, errores se han cometido, pero no dejemos que nos mientan y nos amedrenten mas de lo que ya podemos estarlo, tengamos las precauciones necesarias sin caer en la paranoia y la discriminación. Pensemos el profundo por que de las cosas y analicemos mas en frío que en caliente si las cosas que suceden ahora no son el estigma de lo que supimos elegir antes.







 Rodrigo Garcia: http://enbuskdelapatriagrande.blogspot.com/